loading
Tigo LG digicel.online/promos-pospago/ Movistar LG claro xtreme lg Programa mundial de alimentos Alcaldía de San Salvador | lg Digicel lg 3 Shopusa meisner_jets digicelbusiness.com.sv
elblog
Padre salvadoreño e hija pierden la vida en fiesta de Halloween en Estados Unidos

Por: Agencias

Un salvadoreño junto a su hija perdieron la vida luego que un automóvil los golpeó mientras cruzaban una calle concurrida cuando participaban del ‘trick-or-treating’ en la noche de Halloween.

La policía del estado de la Florida identificó al compatriota como Carlos Alvarado Amaya, de 46 años de edad. Mientras que los familiares identificaron a la niña de 5 años como su hija, Heidi Orellana Cruz.

Según la policía de Davie, Amaya, Heidi y su hermana de dos años, identificada por su familia como Kaylee Orellana Cruz, cruzaban hacia el sur en la cuadra 6600 de Griffin Road alrededor de las 7:30 p.m.

Los tres fueron atropellados por un Cadillac de 2011 conducido por Jocelin Butterfield, de 30 años de edad, de Fort Lauderdale, indicaron medios locales.

El lugar donde Amaya y los niños cruzaban en Griffin Road tiene un cruce de peatones designado con una señal de tráfico, explicó el sargento de policía de Davie. Mark Leone.

Butterfield, que conducía por lo menos a 45 millas por hora, vio a Amaya y a los niños e intentó detenerse «pero los golpeó a todos», señaló Leone.

Amaya y Heidi perecieron en la escena del accidente, dijo la policía. Kaylee «de alguna manera solo sufrió una laceración en un lado de su cabeza».

Fue llevada al Memorial Regional Hospital como medida de precaución y más tarde fue entregada a su madre, María Orellana Cruz.

«La niña está bien, gracias a Dios», dijo su madre. «Ella recibió un pequeño golpe en la cabeza, pero está bien».

La velocidad excesiva o el alcohol no parecen ser factores en el choque, dijo la policía. Butterfield se quedó en la escena donde ocurrió el accidente y dio una declaración a los investigadores.

María Orellana Cruz dijo que su esposo y las dos niñas disfrazadas regresaban a casa después de recoger dulces en Halloween cuando ocurrió el lamentable suceso.

«Me quedé aquí sola con mis hijos, todos menores de edad, y no sé cómo podré enviar dos cuerpos de vuelta a El Salvador», dijo.

«No quiero dejarlos aquí [porque] él tiene a toda su familia en El Salvador». Heidi estaba en el jardín de infantes en la escuela primaria Silver Ridge, dijo su madre.

La pareja también tiene un hijo de 15 años, Erick Orellana Cruz, que vive en su casa y una hija de 20 años que vive en Nueva York, dijo.