.




El "Oso Campero" del centro de San Salvador


ebmin.jpg
C.Douglas González
En Reportajes
Sábado 14 de Febrero de 2015

Por años, el hospedaje "El Oso" ha sido uno de los principales sitios del centro de San Salvador donde las parejas buscan escaparse y pasar "un rato". Se ubica entre la 1a. calle Poniente y 11a. avenida Norte número 243.  (Fecha de publicación original Miércoles 4 de diciembre de 2013)


60 habitaciones al menos están disponibles

“Para muchos una frase muy conocida, para otros un lugar desconocido

Este lugar es conocido como "El Oso Campero", pero su nombre oficial es simplemente El Oso, donde las parejas buscan un espacio o un escape en aquellos momentos de intimidad en un sitio céntrico y bastante económico.

Hablar de su infraestructura es describir lo que desde afuera no se ve. Al visitar este lugar se constata que no son pocos los que llegan, en la medida que transcurre el día, las parejas entran y salen del lugar a toda hora.

Desde la entrada una persona se encuentra en recepción, a unos pasos están las primeras habitaciones, pero se puede escoger cualquiera en los tres niveles.

Algo que llama la atención es que las escaleras para acceder a uno de lo tres niveles están en la parte exterior de la edificación, parecen escaleras de emergencia donde los visitantes deben subir pasando totalmente expuestos.

Los primeros dos niveles no cuentan con aire acondicionado, pero sí hay en las habitaciones del tercer nivel, sin duda lo precios son más altos.


En los primeros dos niveles el costo por "el rato" es de $5 y cambia dependiendo de varios factores, hasta la cantidad de personas que pueden entrar al cuarto.

En diciembre, los empleados utilizan gorros navideños por la época, ellos sirven como edecanes, quienes llevan a las parejas hasta la habitación y es hasta la puerta donde el empleado pide el pago del "rato".

Al visitar el lugar, se le asigna una habitación, se paga y entra, de entrada se ve la cama donde llama la atención el logotipo que tiene el local, en la sábana y las almohadas.

Al acomodarse, no deja de llamar la atención el ventilador de techo, el control remoto de la televisión a un costado de la puerta de madera, ahí está el control de la música, para escucharla una bocina que está arriba del espejo a un costado de la cama.

Al intentar encender el televisor que se encuentra frente a la cama, primero hay que leer las indicaciones, si se usa el control para darle "power" no enciende, en las indicaciones y se detalla que el encendido es de manera manual.

El televisor sin duda, no es muy reciente, un botón rojo grande de encendido es evidencia de los daños constantes que sufre.


La habitación está plagada de indicaciones en diferentes rincones, un rótulo que destaca es el de los precios que son de $5 y $10, dependiendo de la cantidad de personas con un máximo de seis horas, duración máxima de "el rato".

También está la opción para quienes desean pasar la noche, para dos personas el costo es de $8 y $16, la hora de salida es al medio día del día siguiente.

Eso da la idea que no se trata de un lugar solo para pasar un rato, sino que también para quienes desean descansar y hay extras como cuna, cama, toallas y sábanas.

El menú está colocado estratégicamente para atrapar las miradas, ofrecen variedad de alimentos para quienes desean disfrutar un bocadillo, junto al menú algunas otras indicaciones, "Energy Natural" es un producto que sirve para mejorar la potencia sexual.


Alrededor de la cama hay dos mesas de noche, bajo el televisor dos sillas de plástico, en la televisión la programación es limitada, pero no faltan los canales para adultos, un plus que se ha vuelto obligatorio en la mayoría de moteles del país.

En cuestión de una hora, varias parejas ingresan al lugar, sin duda un muy buen negocio, sobre todo cuando se cuenta con una reputación de décadas en el centro de San Salvador.

En el camino de salida hay una sala de espera, una empleado comenta que cuando el sitio está lleno, las personas permanecen en esa sala y luego un microbús los transporta a otros hospedajes para que puedan tener su "rato".

Al salir del hospedaje nadie se preocupa que alguien pueda verlo, hay suficientes arbustos frente a la entrada principal, en cualquier momento del día los vehículos ingresan, es así como llegan las parejas con discreción.

El olor tradicional del jabón de mano permanece impregnado y se siente incluso al momento de redactar.



Mostrar Comentarios

comments powered by Disqussss
seguros fedecaces manos magicas teleperformance-cuad
tele nuevo diana 300x300 abla 300

Lo más leído

Avión aterriza de emergencia luego que salvadoreño falleciera durante vuelo hacia Houston

Extraña lluvia cae sobre territorio salvadoreño

Racha de cadáveres ensabanados sacude al país este jueves

.
2014 . TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS • POLÍTICA DE PRIVACIDADCONTACTO
Final Paseo General Escalón, número 60, San Salvador, El Salvador. Tel. (503) 2264 9803
.
.