.




Así se desaparece a una persona en El Salvador


ebmin.jpg
Redacción El Blog
En Reportajes
Viernes 19 de Diciembre de 2014

Este es un caso real ocurrido en una colonia del Área Metropolitana de San Salvador, el nombre del testigo y el lugar fueron cambiados a petición de la fuente por su seguridad; pero el caso ocurre todos los días en cualquier punto del país. (Foto/ARCHIVO)
Los asesinatos bajaron durante la tregua pero aumentaron los desaparecidos

Hey nombre, bajate si sólo hablar queremos

Viernes, 7:30 pm. Marcos viajaba en uno de los tantos buses que se pierden entre las calles de los municipios y colonias luego del trabajo. Con él viajaban obreros, estudiantes y vendedoras quienes también se dirigían a sus hogares luego de una jornada más.

La unidad de transporte es una más de esas rutas donde los buses atraviesan los territorios de pandillas rivales, que mediante el pago puntual de la renta aseguran la vida de los motoristas y cobradores. Pero no a los pasajeros.

El bus entró a la colonia, la cual tiene dos particularidades principales. Una, que en cada esquina se desprende una avenida desde la calle principal (por donde circula el bus) donde se ubican vendedoras de pupusas y pandilleros en alternancia. La segunda: que es dominada por la pandilla rival de la colonia donde el bus tiene su punto.

La unidad de transporte realizaba sus paradas acostumbradas hasta que en una de ellas el bus se tardó un poco más. Esto pasaba cuando las vendedoras llevaban muchos canastos  o sacos, pero esa vez subió un joven que recorrió el bus desde la puerta de atrás; al llegar adelante, junto al motorista solo se dio la vuelta y empezó a observar a los pasajeros.

Regresó sobre sus pasos a la parte trasera del autobús deteniendo su mirada un instante sobre un joven a quien Marcos no conocía.

El motorista hizo las maniobras necesarias para reanudar la marcha pero no pudo. Por la puerta de atrás del bus subieron al menos siete jóvenes, ningún tatuaje a la vista, pero si la ropa floja y las gorras características denotaban que se trataba de la clica que opera en la zona.

Marcos relata que en una acción mal disimulada, un par de esos pandilleros les preguntaron a unos pasajeros dónde vivían. Los otros cinco se fueron a un asiento donde un joven acompañaba a su novia , lo rodearon.

“Hey chavo, mirá bajate un ratito, queremos hablar con vos”. Le dijo quien parecía ser el jefe del grupo. El aludido abrió los ojos y entró en pánico: se negó con la cabeza repetidas veces. Uno de los “homeboys” que lo rodeaban lo tomó del brazo y tiró de él.

-“Hey nombre bajate si solo hablar queremos”

No hubo una tercera petición, empezó el jaloneo de los cinco pandilleros mientras el otro sujeto comprendía que su único pecado era vivir en la colonia dominada por la pandilla rival al mismo tiempo que se aferraba como podía a los asientos.

Marcos se percató que los pasajeros que iban cerca de la acción solamente se limitaron a observar. En realidad, en estos casos, saltar en defensa de alguien equivale a compartir su destino.

La petición se transformó en insultos y los jalones en golpes. Una anciana que viajaba en el asiento de atrás también soportaba algunos empujones de los pandilleros.

-“Hey le van a pegar a la viejita”, ordenaron nuevamente.

Tras la orden, aquel sujeto cuyo rostro denotaba terror fue arrancado de su asiento y llevado a empujones hasta la puerta de atrás del bus. Al pasar junto a Marcos, hizo un último intento por aferrarse al asiento y detener aquella marcha. 

Marcos vio como aquel sujeto se aferró con una mano al asiento frente a sus ojos, un golpe terminó con esa resistencia. No volteó a verlo pero escuchaba como lloraba. Al bajarlo del bus no lo golpearon pero lo sujetaron y se perdieron entre los pasajes de aquella populosa colonia.

Mostrar Comentarios

comments powered by Disqussss
tp marzo 15 dixp fedecaces fosalud
diana 300x300 black panther bancovi300x300

Lo más leído

Hallan a menor de edad que había sido reportada como "desaparecida"

El misterioso carro negro que frecuentaba la casa de la periodista Karla Turcios

No descartan que crimen de periodista Karla Turcios sea pasional

.
2014 . TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS • POLÍTICA DE PRIVACIDADCONTACTO
Final Paseo General Escalón, número 60, San Salvador, El Salvador. Tel. (503) 2264 9803
.
.