.




César, un infante víctima del mal uso de la pólvora


recursos_generales/recursos_admin_5/imagenes/foto_48.jpg
Jorge Archila @jorgearchila88
En Reportajes
Miercoles 17 de Diciembre de 2014

César es uno de los niños que han sido víctima de la pólvora durante la presente época navideña, compró un mortero no permitido en una tienda cercana a su hogar como comprar un dulce y ahora se recupera en el Hospital Bloom de las lesiones sufridas luego que el juego pirotécnico le explotó en su mano.
César compró un mortero número 5 en una tienda frente a su casa

El niño perdió el pulgar izquierdo y tiene lesiones en el dedo índice, medio y anular

La noche del siete de diciembre se transformó en una pesadilla para el pequeño César y su familia, luego que un mortero le explotara en la mano mientras jugaba junto a otros infantes, perdiendo un dedo de su mano izquierda y la amputación parcial en otros dos.

Desde ese día, César permanece junto a su madre, en el Área de Niños Quemados del Hospital Bloom, en San Salvador, donde un equipo de especialista trabaja en la recuperación del niño, que a sus escasos 11 años, se convirtió en una nueva víctima de la pólvora.


César vive en una colonia de Sensuntepeque, acaba de cursar quinto  grado de Educación Básica y el próximo año iniciará su sexto grado. Su familia es de bajos recursos económicos y en ocasiones, el niño trabaja degranando maíz.

Con ese dinero decidió ir a la tienda ubicada frente a su hogar, donde venden, como es costumbre en esta época del año, cohetes y pólvora, con los que pretendía divertirse junto a otros niños de su edad. Como es costumbre en la mayoría de estos casos, no contaba con la supervisión de un adulto.

Lamentablemente, el juego de esa noche terminó en tragedia, luego que el mortero que minutos antes había adquirido en la tienda le explotó en su mano, ya que tenía la mecha corta y no alcanzó a lanzarlo lejos de él antes que este hiciera explosión.

“Tenía la mecha corta”, son las únicas palabras que pronuncia César en referencia al mortero, mientras descansa en una cama de dicho nosocomio.


Mientras tanto, Marina, su madre, ve con dolor el sufrimiento de su hijo que ya lleva más de una semana ingresado en el Bloom y que la ha obligado a permanecer a su lado día y noche. El día César en que César sufrió la quemadura con la pólvora, ella no estaba supervisándolo y al enterarse de lo ocurrido, manifiesta que no lo podía creer.

“Yo estaba retirada de donde estaban ellos. Yo no creía que estaba quemado”, dice Marina.

Por ahora, a esta mujer no le toca más que estar al lado de su pequeño, al igual que otras madres que también se encuentran cuidando de sus hijos que han sido víctimas del mal uso de los juegos pirotécnicos.

“Decirles que tengan un poco más de cuidado con los niños, que no se descuiden que ellos anden comprando pólvora para reventar porque es peligroso, uno lo puede evitar pero uno no es sabio para saber cuándo puede suceder una tragedia así”, sostiene la mamá de César.

Por su parte, la jefa de cirugía plástica y quemados del Hospital Bloom, doctora Patricia Quezada de Calderón, comenta el caso de César y hace un llamado a los padres de familia para que no regalen pólvora a sus hijos, ya que según la especialista, es como “dejarlos con un arma”.

“Hacer consciencia una vez más a los padres y madres irresponsables. La prohibición completa del uso, manipulación, compra y venta de productos pirotécnicos en nuestros niños menores de 18 años. No deberíamos permitir que nuestros hijos manipulen pólvora en este navidad. Con la pólvora no se juega”, asegura la doctora Quezada de Calderón, quien ha visto infinidad de casos similares al de César.

En 2013, el Bloom invirtió más de $800 mil en la recuperación de niños quemados con pólvora y juegos pirotécnicos, por lo que las autoridades competentes siguen haciendo énfasis en que no existe pólvora segura.


Por su parte, el equipo multidisciplinario del Bloom, conformado por cirujanos plásticos, enfermeras especializadas, pediatras, siquiatras, fisioterapistas, sicólogos, entre otros, seguirán trabajando por la recuperación de los niños y niñas víctimas de la pólvora y que según las estadísticas a nivel nacional, desde el primero de noviembre 2014 a la fecha, ya se contabilizan 13 casos de niños quemados.

Mostrar Comentarios

comments powered by Disqussss
.
2014 . TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS • POLÍTICA DE PRIVACIDADCONTACTO
Final Paseo General Escalón, número 60, San Salvador, El Salvador. Tel. (503) 2264 9803
.
.