.




Árbitra salvadoreña: "Una vez dijo un entrenador ¿por qué nos pita una mujer si el fútbol es para hombres?"


ebmin.jpg
Pedro Lemus @PeterLemusSv
En Entrevistas
Viernes 20 de Febrero de 2015

Una de las ocho árbitra mujeres acreditadas con escarapela FIFA en El Salvador conversó con El Blog acerca de su trayectoria en un deporte que en nuestro país es relacionado tradicionalmente con hombres. Sin ligarse al fútbol como jugadora, Cibeles Miranda imparte justicia dentro del campo de juego. (Foto/Pedro Lemus)
15 años tenía cuando fue a una escuela de árbitros

Yo creo que por el hecho de ser mujer hace tal vez un poco difícil arbitrar en Primera División

Cibeles Liduvina Miranda es una santaneca de 27 años de edad, contadora de profesión, pero hace 11 años uno de de los silbantes en los intramuros de su centro de estudios le sugirió que tomara un curso de arbitraje sin tener más experiencia en el fútbol que los juegos escolares. Desde esa sugerencia, Miranda ya se agenció la escarapela FIFA y sólo le hace falta arbitrar un partido de Liga Mayor de Fútbol. 

“Realmente no tengo una gran historia en la profesión, no es que desde pequeña veía un árbitro y dijera yo quiero ser así, no; yo jugaba en los intramuros y un joven que era árbitro me dijo que se iba a abrir un curso para que yo fuera y me lo pintó todo bien bonito”, dice Miranda

Al principio se negó a asistir, no le agradaba la idea y practicaba el básquetbol con más regularidad pero le propusieron un trato: “Si ya no te gusta, ya no vayás”. Fue al curso…y le gustó.  

“Era la única señorita (en el curso), pero me recibieron muy bien y algo de lo que más me gustó es que no me vieron de menos. Pasé alrededor de un año para arbitrar mi primer partido porque quizá como era la única mujer me cuidaban mucho y me decía que cuando un árbol está pequeño y lo explota ya no crece…decía que me formara bien para poder arbitrar”, rememora.

Inició arbitrando ligas infantiles, de esas donde las dificultades derivadas de las decisiones no son con los jugadores si no con sus padres, luego pasó a dirigir juegos de fútbol femenino. Sin embargo, su “debut” como silbante de un partido de hombres fue un tanto atípico.

“Para tener experiencia me iba a ayudar de árbitro asistente al principal de cada partido, sin cobrar, sólo por la experiencia. Ese era un juego de semifinal de vuelta en la Finca Modelo (Santa Ana) de un torneo entre empresas y el árbitro no llegó; los equipos dijeron que querían jugar y me pidieron que les pitara y les dije que sí. El marcador se empató y el partido cambió, hubo un momento donde la presión fue bastante fuerte”.

Cibeles dice que también sacó sus primeras tarjetas sin ningún altercado. Al finalizar ese encuentro, Miranda se dio cuenta que entre el público que observó aquel partido se encontraban al menos  árbitros viendo como actuaba. Desde ese día fue autorizada como silbante principal.

La cancha municipal de Texistepeque fue el escenario donde Cibeles Miranda debutó en el redondo profesional. El extinto Club Deportivo Titán enfrentaba al Cara Sucia en el marco de las acciones del grupo centro-occidente de la Tercera División. “Me acuerdo que en ese partido fui bien rigurista, expulsé a un portero que quizá ahora no lo hubiera expulsado: insultó muy fuerte a sus compañeros porque no marcaron y les anotaron un gol. Vine yo y como la regla dice que si se utiliza un lenguaje o gesticular de manera ofensiva, lo expulsé”. 

En toda su carrera como “enlutada” no se ha visto exenta de problemas relacionados al machismo dentro del fútbol; los reclamos e insultos vienen de parte de la afición y, por irónico que parezca, de mujeres que presencian los partidos.

“Yo siento que en lugar de apoyar, porque somos mujeres, al contrario ellas son de las que más se reciben insultos”, argumenta.

“Una vez tuve problemas con un entrenador; desde que yo inicié el partido su actitud fue ¿por qué nos arbitra una mujer si el fútbol es para hombres. Yo no había marcado nada en contra de su equipo; no era contra el árbitro sino que contra el hecho de ser mujer”. Al final, ese director técnico fue expulsado del terreno de juego.

Para su debut en la Segunda División, en el estadio del Once Lobos de la ciudad de Chalchuapa, el equipo decano del balompié salvadoreño aspiraba a clasificar a semifinales; y sobre el minuto 89 uno de los delanteros de la jauría robó un balón de las manos del portero el cual Miranda invalidó. El Once Lobos no clasificó.

“Los jugadores y la afición protestaron. Tuve que esperar como 10 después del partido escoltada por la policía porque la afición no me dejaba salir”, recuerda de esa vez.

Cibeles Miranda debutó en la Liga Mayor de Fútbol el año 2013 como asistente de la tripleta mundialista conformada por Joel Aguilar Chicas, William Torres y Francisco Zumba Galán. “He tenido varias oportunidades gracias a Dios, creo que las he sabido aprovechar, aunque todos cometemos errores”, señala.

“Yo creo que por el hecho de ser mujer hace tal vez un poco difícil arbitrar en Primera División por lo mismo del machismo; muchas veces no nos dan la oportunidad, sino que nos prejuician antes, incluyendo a periodistas”, reflexiona.

Mostrar Comentarios

comments powered by Disqussss
.
2014 . TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS • POLÍTICA DE PRIVACIDADCONTACTO
Final Paseo General Escalón, número 60, San Salvador, El Salvador. Tel. (503) 2264 9803
.
.