.




Núñez: "Si vos querés triunfar debés saber a dónde querés ir"


ebmin.jpg
Pedro Lemus @PeterLemusSv
En Entrevistas
Viernes 20 de Junio de 2014

Estudiante, futbolista, es uno de los “legionarios” salvadoreños y actualmente milita en el Querétaro del balompié mexicano. Su sueño es jugar en Europa, vestir la camiseta de la selecta y para eso tiene la voluntad de nunca darse por vencido. (Foto: El Blog / Jorge Archila / Cortesía Gabriel Nuñez)
Milita en la categoría Sub-20 del Querétaro de México

Mi sueño es jugar en Europa y quiero triunfar ahí

De padre salvadoreño y madre dominicana, Gabriel Núñez inició su carrera dentro del fútbol en la secundaria donde realizó sus estudios en Florida, Estados Unidos, sumado al proyecto FESA llegó a Dinamarca pero una rotura de los ligamentos cruzados no dejó que se desarrollara en el balompié nórdico. 

Enfrentándose a temas como el ser extranjero en el León de México, el tener 18 años en el Cosmos de New York y el no ser opción de los clubes en Suecia no detuvieron a este salvadoreño que quiere ser grande.

“Mi sueño es jugar en Europa y quiero triunfar ahí”. Simples y dichas con temple. Estas fueron las palabras con que Gabriel señaló que sería de su carrera dentro del fútbol profesional.  


Esas también fueron palabras de alguien originario de un país donde es generalizada la idea que no se puede vivir del fútbol, y es más, que no se puede sobrevivir de ningún deporte en general.

“Es difícil, El Salvador es mi casa y mi familia está aquí, el primer sacrificio es estar solo. No es fácil dejarlo todo para jugar afuera pero es una necesidad; pero yo siento que nuestra mentalidad, la de los latinos, es que somos muy de hogar pero si vos querés triunfar debés saber a dónde querés ir”, señala. 

Ordenar las ideas, fijarse un objetivo y trazar el camino siendo consciente de los obstáculos que se presentarán en él y poder vencerlos.  Tan simple y a la vez tan complicado.

“El trabajo del primer año en el Querétaro ha sido difícil, en 18 jornadas solo jugué tres: contra Tigres 30 minutos, contra América 10 y gracias a Dios el último partido que era contra Pachuca jugué los 90 (minutos) y acabé la temporada en broche de oro, prácticamente”, sostiene Gabriel.

Durante toda la temporada Núñez mejoró mucho en lo correspondiente a los mental, físico y táctico. Además pudo a aprender de los más veteranos en el cuadro. “Pero también pasé momentos difíciles, porque uno se frustra, pasar semana tras semana trabajando duro y que el fin de semana ni vayás a la banca”, comparte.

Seis meses después de trabajo, constancia,  disciplina y el pleno deseo de ganarse un puesto para demostrar lo que sabía hacer convencieron al final al técnico de colocarlo como titular. “Eso me demostró a mí que el entrenador confiaba en mí y traté de transmitirle esa confianza a mis compañeros”.

Los entrenos de “los gallos blancos” son de tres horas, pero bajo su propia filosofía de “hay que entregarse al 100% en lo que uno hace”, esas tres horas se convierten en 24 cuidando alimentación, descanso, profesionalidad, disciplina y perseverancia. Un sacrificio para ganarse un puesto, un sacrificio para ganar una carrera internacional.


Pero este camino también debe tener sueños, algo que te inspire a seguir adelante.

“Independientemente de que país seás, todos los jugadores del mundo quieren vestir la camiseta de su selección. Y uno de mis sueños es ver el Cuscatlán lleno, representar al país con orgullo y si Dios quiere con más minutos en Querétaro ser llamado a la selección, o a la sub-21 o sub-23”, sostiene.

Pero el camino para alcanzar los sueños a veces puede tornarse largo. Gabriel sostiene que aunque ha tenido pláticas con el coordinador de selecciones nacionales, Ernesto Góchez, aún no hay nada formal en cuanto a convocatorias de la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT).

“Yo creo que en FESFUT están esperando que yo explote en Querétaro para ser convocado y no tengo duda que lo voy a ser”, asegura.

El apoyo que sus padres le dieron para seguir con su profesionalización en el fútbol también va más allá: Gabriel estudia una carrera universitaria en línea, una que debido al formato que mejor se adecuaba a su carrera futbolística, tardará ocho años en completar. “Básicamente estudio en el almuerzo y la cena”, señaló.

Durante la plática, Gabriel escuchó la pregunta “¿Qué le hace falta al fútbol salvadoreño?” y respondió, que incluyéndose él, “nos falta esa hambre de querer más, yo siento que los salvadoreños nos conformamos con ser titular en un equipo o ser la estrella; yo creo que lo importante es siempre querer más, para no perder la motivación”.

“Hay que perder el miedo a dar el salto”, concluye el futbolista.


Mostrar Comentarios

comments powered by Disqussss
.
2014 . TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS • POLÍTICA DE PRIVACIDADCONTACTO
Final Paseo General Escalón, número 60, San Salvador, El Salvador. Tel. (503) 2264 9803
.
.